sábado, 23 de abril de 2016

¿Es realmente amor?

Muchos son los pensamientos que pasan por mi cabeza en este momento. ¿Tanto tiempo pude estar en un engaño? Y lo peor, un engaño producido únicamente por mí. 

Hoy miro hacia atrás para tratar de tener un poco más de perspectiva y me percato de algo. Al escuchar que se pronuncia tu nombre a mi alrededor, ya no se produce ese cosquilleo que recorría mi ser cada vez que evocaba tu rostro en mi mente. Ya no se estremecen mis rodillas cuando escucho tu voz, y es allí donde me pregunto qué pasó, si hace poco creía que nunca podría zafarme de un sentimiento tan fuerte como el que tenía por ti.

Trato de enfocarme y no dejarme llevar por sensaciones del momento, pero es precisamente allí donde me doy cuenta que no es cuestión de haberte dejado de querer de la noche a la mañana, es más bien que la sensación que despertabas en mí, ha ido apagándose lentamente y en silencio hasta desaparecer. Tan sigilosamente, que ha sucedido sin que pudiera darme cuenta.

Entro a preguntarme entonces, ¿es realmente amor? o tal vez solo costumbre, solo la sensación de tener a alguien a mi lado con quien hablar y compartir mi día a día. No busco culpables, no se ni siquiera si los hay. Así como en el corazón nadie manda cuando nos enamoramos, muy probablemente ocurra de la misma manera cuando éste decide dejar de querer.

Es curioso, pues siempre pensé que era nuestro cerebro quien decidía poner el punto final que el corazón jamás era capaz de colocar en la hoja de ruta de nuestras vidas, pero al parecer en esta historia de dos, fue el corazón quien sumó valor y tomó la determinación sin consultar ni pedir consejo. Simplemente lo hizo.

Concluyo sin más que no era amor, que el residuo de un viejo cariño seguía significando amor para mí, cuando realmente no lo era ya. Extrañarte en horas de silencio y soledad no significa precisamente necesitarte, recordar los momentos que vivimos juntos, no representa añorar todo tiempo pasado, creyendo que fue mejor. Creo que he encontrado la respuesta y no es más que una casilla de las muchas recogidas como experiencias a lo largo de mi vida. 

Sé vivir sin ti, lo aprendí hace mucho y solo hasta ahora... vengo a enterarme.


1 comentario:

  1. me siento totalmente identificada con esto, me pregunto si sera que las mujeres somos unas sensibles y los hombres carecen de sensibilidad.. y solo por eso nosotras sufrimos asi, es extraño... doloroso, sentir que amas a alguien que solo te da motivos para odiarlo.


    saludos

    ResponderEliminar